jueves, julio 13, 2006

46 pulsaciones por minuto

Quisiera ser más rigurosa con mi blog. Más disciplinada. Disciplina. Disciplina. Ese siempre ha sido uno de mis objetivos en la vida. Creo que los que no nacimos con la genialidad de algunos, tenemos a nuestro favor poder ser disciplinados para alcanzar nuestras metas. He conocido personas que puedo asegurar tienen ciertos niveles de genialidad, pero porque muchas cosas les resultaban fáciles, pues se "echaban con las petacas" y no terminaban haciendo nada. Otros, a cambio, con una inteligencia estándar y, a cambio, sí disciplinados los he visto lograr muchas cosas. Ahora, los que son geniales y disciplinados, pues, bueno, logran todo lo que quieren. Yo me considero una persona con una inteligencia estándar (bhuaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa, snif, snif), que intenta ser disciplinada.

En fin, en esta nueva-nueva-nueva etapa de retomar mi blog quisiera al menos escribir un par de líneas por día. Algo que refleje por lo que paso. Cada vez me doy más cuenta de lo importantes que son los testimonios: los escritos, los visuales, los sonoros. Los testimonios de lo que somos, hemos sido y dejamos de ser.

En fin. Por lo pronto le debo un blog a Eça de Queirós y "La reliquia" (encontré el padre putativo de Saramago). Y le quedaré debiendo mini blogs a las protestas estudiantiles que ocurrieron en Chile hace como un mes. Y hay otros muchos blogs que quedaré debiendo de estos meses.

De la política colombiana, ni hablar. Es una ... ... ... mejor, dicho, un sancocho.

Antes de terminar, me enorgullece decir que cuatro meses de gimnasio (con ese sí he sido disciplinada), han empezado a dar sus frutos y en una evaluación médica que me hice el martes el médico me dijo que tenía corazón de deportista: 46 pulsaciones por minuto :))))))))

Voy a ver si pongo este blog también a 46 pulsaciones por minuto.

3 comentarios:

Armando dijo...

Tú inteligencia es muy superior al estándar, cualquiera que sea la medida del estándar.

Si algún defecto tienes es en la valoración que haces de tí misma.

Saludos

Solina dijo...

Gracias, mi querido amigo, por tus palabras. Como suele suceder, diferimos. Creo que aparte de una inteligencia estándar, tal vez sí estoy dotada de una gran curiosidad y deseo de aprender y conocer. Eso, quizá, me diferencia de muchos, mas no me hace más inteligente. El día que vea la electricidad en el cabello de mi hermana -si la tuviera- o la gravedad en una manzana, ese día me consideraré inteligente.

el necroscopio dijo...

El error que muy comunmente comete la gente es juzgarse por el rendimiento que tiene, por lo que hace y compararse con otros.
Además, el obligarte a escribir va a hacer que -como a las tablas de gimnasia- acabes odiando postear.
Deja de juzgarte por las medidas ajenas y mira lo que escribes desde 0. Intenta volver a entrar en tu blog como si fueras un visitante extraño que quiere conocerte...
Verás que eres bastante profunda y sincera, y sabes escribir. Con eso basta.
Un saludo.